ciudad de la justicia / Madrid

Centro Judicial, Madrid, 230.000 m2, 2005

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Campus debe ser una referencia dentro de la iconografía de la ciudad. Impone su presencia urbana en base a una larga extensión ocupada mediante edificios de baja altura. La continuidad de la mirada del ciudadano está garantizada con esta intervención que, a pesar de su enorme envergadura, se limita a elevar el horizonte del transeúnte hacia un parque que se respalda en un sobrio edificio de tres niveles. El proyecto intenta sobresalir a través del sutil manejo de simples recursos visuales para contemplar un nuevo horizonte, más verde, más diáfano.

El tamaño de la intervención se utiliza como elemento representativo del programa pero no mediante la imposición del artefacto, sino en la elevación del paisaje hacia esta plataforma esponjada de libre acceso a los visitantes del complejo. Como edificio dedicado a la justicia, creemos que una intervención discreta en  altura pero imponente en su extensión y continuidad urbana comulga con los valores de quienes representa, aportando consistencia y calidad a la ciudad. El Campus está conformado por tres bloques fundamentales que equilibran la composición formal del conjunto. Este equilibrio se consigue mediante dos bloques que sobresalen en altura con respecto al tercero central, mas bajo. El efecto visual es similar al de una balanza que simboliza el rol que la justicia posee en el cuerpo social.  El Campus de Justicia de Madrid que proponemos está basado en algunos valores que serán importantes en la futura configuración de la ciudad. La fuerte consolidación urbana en esta zona a mediano y largo plazo hace del espacio libre una riqueza importante. Si bien a nivel de uso este espacio no es accesible al peatón, visualmente aporta, por su reducida altura y sus amplias superficies verdes, largos espacios ajardinados. Además, la posibilidad  que se ofrece, al visitante y al funcionario, de utilizar las extensiones verdes de la plataforma superior agrega calidad al proyecto que se convierte en un desahogo para el área. En todo su desarrollo y en todos sus niveles disfruta de conexiones visuales y/o físicas con las zonas verdes  conservando también las vistas del cielo. Durante sus estancia en el Campus, el visitante tiene la posibilidad de caminar al aire libre, esperar en zonas específicas para el recogimiento y la tranquilidad.